Si estás buscando un alquiler en mar azul, visitá el listado de Cabañas en Mar Azul.

El alquiler en mar azul, por supuesto, tienen su pico máximo durante los meses de enero y febrero. Sin embargo, durante los últimos años este periodo se ha extendido a diciembre y a marzo. Aunque en menor medida, estos meses también son considerados por las familias que desean mayor tranquilidad. Incluso, tanto en diciembre como en marzo, el alquiler en mar azul varía sus precios y en comparación a enero y febrero pueden ser alrededor de un 10% y hasta un 20% más económicos. Por supuesto, los valores disminuyen considerablemente si se alquila fuera de temporada, es decir, del periodo abril a noviembre. Hay muchas familias o amigos que también optan por realizar pequeños viajes de fines de semana, o bien cuando hay algún feriado, realizan un viaje por dos o tres días a la costa argentina. En ciertos casos, fuera de la temporada, los servicios de las cabañas en mar azul quizás sean más limitados.
El alquiler en mar azul en mayor medida es de cabañas y casas particulares, debido a que son el tipo de construcción que predomina en la zona, en comparación por ejemplo con Las Gaviotas (zona contigua a mar azul, villa gesell) en donde se destaca la construcción de aparts de departamentos. Esto tiene que ver con el tipo de zonificación y la cantidad de metros cuadrados que está permitido construir en los lotes. Los lotes en mar azul, en ese sentido, son más pequeños. Las cabañas, así como las casas, ofrecen distintos tipos de servicios y en relación a ello varía el precio del alquiler en mar azul. Otros factores que influyen mucho en el valor de alquiler son, por ejemplo, la distancia a la playa y al centro comercial, si ofrecen o no servicio de ropa blanca, limpieza diaria. Si el complejo tiene o no pileta, etc.
En mar azul se pueden realizar diferentes actividades, y es un lugar ideal para pasar unas vacaciones en familia. Es un destino único para aquellas personas que buscan tranquilidad y silencio, naturaleza, mar y bosque. Y es a su vez el destino que eligen familias con chicos pequeños. O parejas de amigos. En ese sentido, el alquiler en mar azul brinda opciones para las distintas necesidades. Por ejemplo hay complejos que considerando a los más pequeños, tienen un espacio de juegos infantiles en el jardín, otros tienen pequeñas bibliotecas o bien películas para dvd. La mayoría de las casas, complejos y cabañas en mar azul cuentan con parrilla en el jardín, esta es una de las preguntas frecuentes que realiza el turista a la hora de decidirse por uno u otro alojamiento.
Hay distintos tipos de alojamiento y la elección del turista dependerá de sus preferencias y de los servicios que requiere. Por ejemplo, hay casas y cabañas que no incluyen servicios de limpieza, de desayuno, ropa blanca y sábanas. Por supuesto esto tendrá relación con las tarifas que cobran durante la temporada, que dependiendo de este y otros factores, como distancia a la playa, si el lugar tiene piscina, si ofrece servicio de desayuno y otros, irá en aumento y puede variar bastante según se trate de una casa particular que no ofrece ningún servicio o bien se trate de un apart que incluye gran cantidad de servicios y comodidades (películas a disposición de los huéspedes, juegos para los chicos en el jardín, lugar para guardar motos de agua y cuatriciclos, entre otros). El alquiler en mar azul como opción para pasar las vacaciones fue en aumento año tras año y ya es un destino elegido por muchas familias. Incluso por las características del lugar, Mar Azul es un destino que vuelve a elegirse una y otra vez.
Tanto las características de Mar Azul como de las localidades del sur aledañas (hacia el lado de Villa Gesell, sería Las Gaviotas y luego Mar de las Pampas) cambiaron mucho en estos últimos años. Las construcciones de casas y cabañas en Mar Azul fueron incrementándose notablemente y manzanas donde antes había una o a lo sumo dos propiedades ahora pueden haber entre cinco y seis casas por cuadra, es decir, un total de veinte construcciones en el total de una manzana. Este crecimiento, por supuesto, cambió la dinámica del lugar, tanto a nivel visual y ecológico, como a nivel económico. En relación a lo último, el alquiler en Mar Azul de casas particulares es cada vez más frecuente. Y una familia que por ejemplo tiene una casa para vacacionar, la alquila la mayoría de los meses de verano o bien invierte en construir otra propiedad que esté disponible durante toda la temporada para el turismo.
No solamente en Mar Azul y Mar de las Pampas el crecimiento de construcciones fue importante. En los últimos años, Las Gaviotas también aumentó significativamente el número de construcciones, muchos de ellos con piscina y varios servicios incluidos, como desayuno, sombrillas y reposeras a disposición del turista, servicio de limpieza diario, entre otros que ya se han mencionado. Lo que distingue a una localidad de otra es el tipo de turismo. Así, el alquiler en Mar Azul está orientado en mayor medida a familias que vienen a pasar sus vacaciones con sus chicos pequeños, o bien un grupo de amigos con sus parejas. El alquiler en Las Gaviotas, por su parte, comparte lo anterior con Mar Azul, pero también busca captar el público que fuera de temporada realiza viajes de dos o tres días con su pareja o bien con amigos.
Muchas de las personas que buscan pasar una semana o una quincena de verano y optan por el alquiler en Mar Azul de una casa, cabaña o complejo, ya conocen el lugar y vuelven a elegirlo. Incluso familias que vienen a pasar sus vacaciones hace varios años eligen el mismo alojamiento, por supuesto porque cubre sus gustos y expectativas, pero también por haber entablado una relación con el dueño que alquila y a veces le ofrece descuentos o facilidades de pago. Pero más allá de eso, es más que seguro que lo que hace que el turista vuelva a elegir Mar Azul como su destino para pasar las vacaciones, es el encanto natural que tiene este lugar.
Dada la amplitud de opciones y alternativas que ofrece Mar Azul, también ha cambiado la dinámica de la temporada. En primer lugar, se ha ampliado y el alquiler en Mar Azul no se circunscribe tan solo a los meses de enero y febrero, sino que también hay muchas personas que vienen en diciembre y marzo. E incluso fuera de la temporada, en los meses de invierno o bien cuando comienza el mejor clima, en los meses de septiembre y octubre. Cada vez son más las casas, cabañas y alojamientos en general que están abiertos durante todo el año, porque si bien puede que los dueños no vivan de forma permanente en el lugar, tienen personas encargadas que cuidan de sus propiedades y reciben a los turistas cuando llegan a pasar unos días en meses fuera del verano.
La oferta es mucha, y el turista que viene a pasar sus vacaciones tiene gran cantidad de información a disposición para elegir su próximo alojamiento. La oferta en internet crece día a día y las casas y los complejos de cabañas publican su información en diferentes sitios, en sus propios blogs o páginas web, donde describen las características de sus alojamientos, los servicios que ofrecen y por supuesto las fotos del lugar. La modalidad de llamar a las inmobiliarias va quedando atrás con el paso del tiempo y ahora muchas personas arreglan directamente con los dueños y los encargados su alquiler en Mar Azul, las fechas y demás pormenores.
Las actividades para realizar en Mar Azul son variadas. El centro comercial que se extiende a través de unas pocas cuadras sobre la Av. Mar del Plata tiene algunos restaurantes, casas de comidas, juegos y entretenimiento para los más chicos, alguna que otra cafetería para que los turistas que quieren salir a pasear de noche puedan ir a cenar, compartir un momento con sus hijos y llevarlos a jugar. Durante el día, existen visitas guiadas al Faro Querandí que queda a unos diez kilómetros de Mar Azul. También, para días nublados o lluviosos, cuando la playa no es una opción, se puede realizar un hermoso recorrido por los talleres donde trabajan y comparten sus trabajos los artistas y artesanos de Mar Azul. Es decir, que el alquiler en Mar Azul no solo se limita a estar cerca de la playa, aunque es la esencia, también pueden realizarse otras actividades junto a la familia.
Por otro lado, en relación a este tipo de actividades, también está la alternativa de ir a pasear al centro comercial de Mar de las Pampas, más amplio que el centro de Mar Azul. Allí la oferta gastronómica es un poco más amplia, incluso hay locales de ropa y otras cositas así que a las personas les gusta comprar. Lo mismo ocurre en el centro de Villa Gesell, que no es muy lejos, y algunos turistas lo eligen para salir alguna noche o ir a pasar una tarde. Sin embargo, aún cuando el centro sea pequeño, el alquiler en Mar Azul sigue siendo uno de los preferidos por el turita, que busca en esencia sus amplias playas, la tranquilidad del bosque, el silencio y la paz que hay en este pueblito.
Los tiempos y la forma en que las personas pasan sus vacaciones también han cambiado a través de los años. Hace tiempo, el alquiler en Mar Azul (así como en la mayoría de los distintos destinos de la Costa Atlántica), se realizaba en mayor medida por quincena, por ejemplo, del 1 al 15 enero y así consecutivamente hasta fines de febrero. Ahora ya no es de esa manera, sino que se realiza por semana o por quincena, pero con recambio un día fijo de la semana. Así, por ejemplo, los turistas alquilan de sábado a sábado o de domingo a domingo. Y los recambios de esta forma le han permitido a los dueños una mejor organización de sus alquileres en Mar Azul.
Durante la noche, los turistas que eligen pasar sus vacaciones en este lugar, pueden ir a cenar a los restaurantes de la zona, la mayoría de ellos ubicados en la avenida principal o a lo sumo a unas pocas cuadras de esta calle, Av. Mar del Plata. Para los jóvenes que tienen ganas de ir a tomar algo a un bar, una opción es ir a Villa Gesell, que está ubicada a unos 10 kilómetros. Pueden preguntarle también a los dueños o encargados del lugar que han elegido para su alquiler en Mar Azul. Para viajar, una alternativa es tomar el colectivo que pasa por Mar Azul y hace su recorrido sin salir a la ruta, pasando por Mar de las Pampas, hasta llegar a Villa Gesell.
El clima en Mar Azul durante los meses de verano es en general bueno. En especial durante las horas de la mañana, donde el viento es más calmo. También puede ser algo impredecible, con tormentas que llegan de golpe, sin aviso previo. Lo habitual es que durante la tarde se levante más viento, que en la playa, por supuesto, se hace sentir más. Hay días que por lluvia, por vientos fuertes u otras razones de tipo climático no se puede disfrutar de la playa, razón por la cual los turistas deben quedarse en sus casas. El alquiler en mar azul y los alojamientos que abren sus puertas al turismo, muchas veces ofrecen entretenimientos, como películas, juegos de mesa, entre otros.
En algunos aparts o complejos de cabañas más grandes, también en los últimos años se ha considerado un animador para los chicos, que durante algunas horas de la tarde o de la mañana está a disposición en el caso de que los padres quieran dejar a sus hijos para que participen de las actividades de recreación, como juegos en la playa o en la pileta del apart. El alquiler en Mar Azul de este tipo de alojamiento, por supuesto, supone una tarifa mayor, debido a que además de la recreación en sí, estos tipos de complejos suelen ofrecer muchos servicios, desde el desayuno hasta algún masaje en un espacio de spá.
Sin embargo, hay que considerar que la mayoría de las veces, estos aparts o complejos de cabañas en mar azul, no sostienen el mismo nivel de servicios que ofrecen en enero, febrero o marzo, durante el resto de año. Por ejemplo, la pileta en esos casos permanece cerrada al igual que los servicios y actividades disponibles en el spá. El alquiler en Mar Azul en el verano sí garantiza el mayor nivel de servicios dependiendo del tipo de alojamiento, porque tanto las casas, cabañas particulares como los grandes complejos se preparan para recibir la temporada y al turista de la mejor manera.
Las tarifas del alquiler en Mar Azul, se ajustan más o menos un 25% cada año en relación a las tarifas del año anterior. Sin embargo, los propietarios tienen en cuenta la demanda y cual es la capacidad que tienen ocupada aproximadamente al mes de noviembre. Considerando esto y también el contexto general, deben adecuar sus tarifas o bien ajustarlas a un valor donde la propiedad finalmente sea alquilada. De otro modo, pueden perder semanas o incluso quincenas del alquiler en Mar Azul de sus casas o cabañas. Más aún si se trata de un complejo, a veces con seis u ocho cabañas.
En los últimos años, aproximadamente desde las temporadas 2014 en adelante, existe una creciente preocupación entre los dueños de cabañas o complejos, porque el alquiler en Mar Azul se ha visto afectado por la elección de los turistas hacia otros destinos, muchas veces hacia el exterior, como es el caso de Brasil. Si bien este es un factor a tener en cuenta, también es una realidad a considerar que cada vez hay más casas, cabañas y complejos en estas localidades del sur, más competencia.
Esto impacta por supuesto en que cuesta más alquilar y a veces quizás no es que no se llegue a ocupar la capacidad total de las cabañas, pero sí se demora más en concretar el alquiler en Mar Azul. En ese sentido, los complejos y cabañas se van adaptando y a veces algunas de ellas han comenzado a adoptar la modalidad de alquilar por día, para adaptarse a los diferentes tipos de demanda y necesidades del turista. Este cambio también se debe a la competencia con los aparts en Las Gaviotas, que desde un principio la mayoría de ellos ofrecen la posibilidad de alojarse por día.
A diferencia del alquiler en Mar Azul que en general y desde siempre se ha realizado por semana o por quincena, incluso por mes, desde un principio los aparts que se fueron construyendo en Las Gaviotas, han optado por alquilar también por día. Al tener tantas unidades a disposición, han optado por una modalidad diferente que les permita adaptarse a todo tipo de requerimientos que pueda demandar el turista, desde una quincena en enero hasta dos días fuera de temporada.
En cuanto a la movilidad dentro de Mar Azul, muchos turistas vienen hasta aquí en auto, con lo cual ya tienen vehículo para moverse dentro del pueblo donde las distancias en general son de unas pocas cuadras. Incluso muchas personas optan por dejar su auto en el lugar donde se alojan y moverse caminando, ya sea para ir a la playa o al centro comercial. La circulación de vehículos si bien aumenta bastante durante los meses de verano, es bastante poca y no genera demasiadas molestias ni inconvenientes. Para el alquiler en Mar Azul de una cabaña, o casa, muchas veces se tiene en cuenta que el lugar tenga estacionamiento que la mayoría de las veces son semicubiertos.
No hay demasiados alojamientos, ni casas ni aparts, que cuenten con estacionamiento completamente cubierto. E incluso esta sería la excepción, debido a que dada la dinámica y el entorno del lugar, como están construidas las casas y cabañas, con jardines o espacios verdes que la mayoría de las veces continúan directamente en las calles de arena, sin tranqueras ni alambrados que los separen, el estacionamiento totalmente cubierto no es una opción conveniente al momento de construir. Y dado que la mayoría del alquiler en Mar Azul de alojamientos presenta esta característica de no tener estacionamiento cubierto, tampoco es un requisito que los turistas suelan exigir.
En relación a los horarios de entrada y salida a los alojamientos en alquiler en Mar Azul, la mayoría de las casas, complejos y aparts coinciden en el horario de check in a partir de las tres de la tarde y un horario de check out a las diez de la mañana, disponiendo de las horas en el medio para la limpieza y el orden de la cabaña a fin de recibir a los nuevos huéspedes. En cuando al servicio de limpieza, como ya se mencionó, puede que sea un servicio diario, día por medio o bien que no se ofrezca, aun cuando se alquile una o dos semanas.
Algunos turistas requieren este tipo de servicio, a veces más en común en un complejo grande o en un apart que una casa o cabaña individual, y están dispuestos a pagar su alquiler en Mar Azul más caro para poder acceder a un servicio de limpieza, por ejemplo, día por medio. Algunas cabañas en Mar Azul no lo ofrecen, pero sí dejan a disposición de los huéspedes el contacto de personal de limpieza para que ellos tengan a quien llamar si requieren de ese servicio.
Muchas de las cabañas y casas, y especialmente los aparts, dejan a disposición de sus huéspedes algunos elementos básicos para ir a la playa, como es el caso de las sombrillas y reposeras. Esto es valorado por algunos turistas a la hora de decidir su alquiler en Mar Azul, aunque no es esencial suma de algún modo. De otra manera, ellos deberían cargar con todo eso en sus autos, además de sus otras pertenencias, lo cual puede ser un tanto molesto, como lo es en general ir cargando cosas. Así que es bienvenido que el alojamiento deje sombrillas a mano.
Por otro lado, algunos aparts en Mar Azul ofrecen este mismo servicio pero directamente dejan los elementos en la playa. Es decir, que durante la mañana instalan las sombrillas y las reposeras en la playa en la cual tiene salida el apart. Esto por supuesto, se da mayormente en los aparts que están frente a la playa, muchos de ellos en Las Gaviotas, algunos en Mar de las Pampas. Sin embargo, el alquiler en Mar Azul y sus características propias no toman este tipo de cosas como algo esencial, sino que consideran otros aspectos como tarifas, distancia a la playa, entre otros.
Esto tiene que ver en principio con el tipo de público que elige venir a Mar Azul en comparación con el que pasa sus vacaciones es Mar de las Pampas o en un apart en Las Gaviotas. Cada uno de estos públicos tiene sus características especiales, y la persona que elige realizar su alquiler en Mar Azul, si ya conoce el lugar, muchas veces tiene que ver con la tranquilidad del lugar. Por ejemplo, durante la noche, el movimiento en Mar Azul es mucho mejor que en Mar de las Pampas, donde su centro comercial tiene más variedad de actividades para realizar.
La persona que viene a Mar Azul durante el verano, y no solo eso, sino que viene quizás hace cinco o diez veranos seguidos, quizás no le importe demasiado ir a pasear a Mar de las Pampas durante la noche, y hasta quizás prefiere evitarlo, dado que en los últimos años se ha hecho difícil incluso estacionar, lo cual es por demás indeseable (más aún para quien vive en la ciudad y ya tiene que lidiar con eso cada día de su vida). Además, el centro se llena de personas y autos y ruido, con lo cual es únicamente recomendable para la gente que le gusta ese tipo de paseos, ir a cenar y ver cositas en las vidrieras. Hay muchas personas, por el contrario, que prefieren quedarse y en todo caso pedir comida en alguna de las rotiserías de Mar Azul.
El centro comercial de Mar Azul se extiende sobre la Avenida Mar del Plata y no ocupa más que unas cinco cuadras en las cuales se encuentran la mayoría de los comercios existentes, desde los restaurantes, las casas de comida, las proveedurías, las librerías que abren sus puertas tan solo en los meses de verano, entre otros negocios. Algunos, al igual que las librerías, abren solo durante la temporada. Las personas cuyo alquiler en mar azul, ya sea de una casa, un apart, o una cabaña, esté a unas pocas cuadras del centro, puede optar por ir caminando sin necesidad de recurrir al auto.
Ya sea que las personas vayan a realizar sus compras durante la mañana o cuando baja el sol y abandona la playa, este tipo de turismo invita a no usar el auto y simplemente moverse a pie. El alquiler en Mar Azul de una casa o cabaña que se encuentra cerca del centro comercial puede que sea un poco más caro que un alojamiento que está a diez cuadras. Aunque en verdad el principal factor sería la distancia a la playa, más que al lugar donde se encuentran todos los negocios.
Alrededor del centro comercial, también hay ubicados otros comercios, como ferreterías, casas de electricidad, farmacia, sí están abiertos durante todo el año porque están orientados a la gente local que vive de manera permanente y también consideran las obras en construcción. Por otro lado, los dueños de casas que hacen del alquiler en Mar Azul una oportunidad para generar ingresos durante el verano, vienen meses antes para hacer las refacciones y arreglos necesarios, para que la casa esté lista para diciembre o enero. En ese sentido, acude a la ferretería o demás comercios.
Otro de los comercios que abre tan solo en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo, son algunas heladerías que hay ubicadas en la avenida principal o bien en sus alrededores, no a más de una o dos cuadras. Ofrecen servicio de entrega a domicilio, con lo cual el turista puede realizar su pedido desde la casa que haya elegido para su alquiler en Mar Azul. Tanto las casas, cabañas como aparts en Mar Azul, suelen tener a disposición de los turistas, folletos y propagandas de las rotiserías, pizzerías, restaurantes que también toman pedidos y luego los envían a domicilio.
Durante los últimos años, desde el año 2000 en adelante, las localidades del sur, en especial en Mar de las Pampas y Mar Azul, las construcciones fueron creciendo año a año. Eso trae aparejado que el alquiler en Mar Azul se haya visto afectado por estas razones. Hace quince años e incluso más, eran muy pocos lugares que ofrecían hospedajes. Ahora son cada vez más, ya sea complejos de cabañas, aparts frente al mar, y otro tipo de alojamientos que ofrecen alquiler. Si bien es cierto que la demanda también creció y estas localidades se hacen cada vez más conocidas.